HOMBRES DE UNA CIUDAD AUSENTE

En ciudades en construcción, sociedades más demandantes, se emprende una carrera desbordada de los sujetos que como individuos tratan de insertarse , con el hecho devastador de ir perdiendo cada vez más la conexión con sus propias raíces. Se instaura asi un superyó duro y terrorífico, mucho más implacable que cualquier otro imperativo antes inventado, que se pega a la piel del individuo y le repite sin parar: "Tienes que desear. Tienes que ser deseable. Tienes que participar en la competición, en la lucha, en la vida del mundo. Si te detienes, dejas de existir. Si te quedas atrás, estás muerto." Nublando la expresión de lo que la propia esencia del hombre busca.

Nuestro pensamiento comienza a moverse en masa. ya no hay una visión propia de las cosas, perdemos nuestra propia identidad, nuestra lucha por sentir, por vivir. Ahora más bien la finalidad de nuestra existencia es el logro por obtener cosas materiales, de trascender más que otros y muchas otras cosas de igual importancia.

Entramos en una rutina y la ciudad continua construyendo las infraestructuras de recepción de sus mensajes. Sigue perfeccionando medios de desplazamiento para seres que no tienen ningún sitio adonde ir porque no están cómodos en ninguna parte; sigue desarrollando medios de comunicación para seres que ya no tienen nada que decir; sigue facilitando las posibilidades de interacción entre seres que ya no tienen ganas de entablar relación con nadie.

Como detener esto, es lo que es prácticamente imposible, lo único posible es rescatar lo que nos queda de nuestras raíces y plasmar en nuestras opiniones la esencia de cada uno, para así algún día no perdernos en un todo

Hombres de una ciudad ausente, es una serie de encuentros y desencuentros de seres de ciudad que saturados en su cotidianidad, se dan cuenta que ya se han ido de ella, no hay de quien despedirse, que hace mucho tiempo han estado ausentes. Comienzan a dudar de si mismos, sus depresiones se multiplican, su desarraigo se acentúa convirtiéndose en su estilo de vida, sin vínculos, seres nómadas, sin retorno, sin una identidad y que ahora chocan con una ciudad indiferente. Ajenos al otro, se sumergen en un mundo solitario, construyendo sus propias verdades. Buscan su esencia que es cuestionada al enfrentarse con el otro. Exponiéndose son vulnerables, pero no ya no pueden escapar más.

Ahora emprenden una carrera contra reloj para hacerse presente, para encontrarse en el otro. Cuerpos en movimiento frente a una realidad dada, una intimidad forzada, una colectividad ineludible. Ven desde lejos, valoran lo que alguna vez fueron, extrañan y quieren volver. Se aferran al otro que les recuerda quienes eran, para ya no creerse extraños, para no estar solos y sentir propio este nuevo lugar, una ciudad ausente que los ignora y que cada vez más los reduce a la nada, mientras que ellos en un último aliento batallan para no desaparecer

Desarraigo…esa extraña sensación de dolor que sentimos al ver lo que nos fue propio y hoy nos resulta extrañamente ajeno.