CAÍDA LIBRE

Caída Libre

 

“Por qué solo al caer tus pies pueden empezar a caminar”
“Por qué solo al caer tus pies pueden empezar a volar”
Todo ser humano es un caminante, todo ser de palabras es un caminante que se esfuerza por describir algunos aspectos de su camino. En una sociedad en crecimiento, cada vez más compleja y estructurada, la normatividad impera y en ella empezamos a olvidar quienes somos. Estar dentro del sistema, sus estereotipos y arquetipos, cada vez más saturados de información y con menos espacio para pensar, para decidir, enfrentamos encrucijadas donde definitivos antes y absolutos después se cruzan irrepetiblemente. Pero hay de caminar rápido, caminar a la par, no rezagarnos, los que se quedan son olvidados, abandonados.
CAIDA LIBRE es un cumulo de memorias de seres agotados y rezagados, cuyos recuerdos prestados han construido un aparente ahora. Preocupados por su pasado y añorando su futuro, han perdido su presente, creando falsos rumbos preconcebidos por el afuera. Sin esa noción de dirección verdadera, ya no existe el camino, sólo hay movilidad, desplazamiento sin dirección ni significado.
En medio de caminos recorridos, zapatos rotos, pies cansados, corazones pesados, la tarea ahora será desprenderse de sus memorias, lo que significaría perder sus referencias, desvanecerse en la inconsistencia y CAER, para que desde allí, de esa CAIDA LIBRE, buscar redefinirse con un rumbo autentico y natural, construir un nuevo camino. Apoyarse de los propios pasos dados, pero ¿cómo hacerlo si siempre han caminado con los zapatos de otros?, la única manera será desnudar sus pies y en ellos encontrar la verdad de quienes son.

 

CAÍDA LIBRE


Ese es el preciso momento cuando tomamos la decisión de dar el paso y saltar al vacío, salir de lo seguro, para adentrarnos en nosotros mismo y darnos cuenta de quienes somos… sin el piso de lo conocido, sin las reglas de lo establecido, caemos interminablemente, presas de nuestras verdaderas pasiones, emociones, con la única esperanza que nuestros pies sepan hacia donde dónde nos llevan.